sábado, 18 de noviembre de 2017

El caso Cotellic

El 30 de Octubre de 2017 la compañía farmacéutica Roche anunció su decisión de retirar el medicamento Cotellic (cobimetinib) de la lista de medicamentos financiados (reembolsados) por la sanidad pública griega. Cotellic se usa en melanoma avanzado, en combinación con Zelboraf (vemurafenib).

Cotellic había sido incluido en la financiación pública griega (lista positiva) desde Febrero de 2017. En Grecia están en tratamiento unos 50 pacientes con este medicamento.

Según Roche, la decisión de retirar su medicamento se debe a que el gobierno griego ha aprobado efectuar un 25% de descuento adicional en los precios de todos los nuevos medicamentos. Como consecuencia, decidieron retirar Cotellic, sentando un precedente que otras empresas están valorando adoptar.

El ministro griego de sanidad, Andreas Xanthos, calificó la decisión de Roche de inaceptable y dijo que el acceso de los ciudadanos a los medicamentos innovadores no debe depender de una decisión empresarial. Conviene subrayar que este descuento a los medicamentos aprobado por el gobierno griego forma parte de las medidas adoptadas para cumplir con los acuerdos con la UE para el rescate, los objetivos de reducción del déficit, y superar la crisis económica.

El 1 de noviembre, Roche anunció que continuaría dando Cotellic gratuitamente a los pacientes que lo estaban utilizando. La decisión de Roche, sin embargo, no da marcha atrás en su decisión inicial de no aceptar el descuento del gobierno.

En relación con este problema la Asociación griega Praksis Access, por el acceso a los medicamentos, emitió un comunicado señalando que:

“Estamos seriamente preocupados frente al poder de mercado que las compañías disfrutan, y las implicaciones para la salud pública. Las decisiones unilaterales, movidas por el ánimo de lucro, que retiran medicamentos vitales mientras están protegidos por el monopolio son inaceptables y moralmente rechazables.

Pedimos a todos los agentes implicados:
1)Trabajar activamente mediante la negociación de precios para garantizar un acceso asequible para el beneficio de todos los pacientes.
2)Llevar a cabo estas negociaciones de una forma transparente y pública. El secreto facilita el chantaje e impide que los pacientes exijan responsabilidades a las partes.
3)No llevar a cabo acciones unilaterales que socavan la confianza entre las partes.

Recordamos que los gobiernos tienen herramientas a su disposición, como las licencias obligatorias, para evitar precios abusivos en defensa del interés público. El acceso a medicamentos mejores y asequibles para todos los pacientes tiene que lograrse mediante procesos transparentes y controlables públicamente, y no a través de marketing “caritativo” y otras estrategias de negocio corporativo”.

El 10 de Noviembre, el Ministro de Salud griego rechazó la petición de Roche de retirar la droga antineoplásica Cotellic de la lista de medicamentos reembolsados, alegando motivos de salud pública.




martes, 14 de noviembre de 2017

La primera “pastilla digital”, para personas diagnosticadas con esquizofrenia.

He visto este artículo en The New York Times y me suena fatal. Unas pastillas, utilizadas en personas diagnosticadas de esquizofrenia, que emiten señales para que los médicos y familiares puedan comprobar si las has tomado o no. ¿El Big Brother de George Orwell vigilándote desde dentro de tu propio cuerpo?


Al parecer, la agencia de medicamentos norteamericana, Food and Drug Administration (FDA), ha aprobado la primera pastilla digital.

Esta pastilla tiene "embebido" un componente que actúa como "sensor", y transmite una señal a un dispositivo que se coloca en la superficie del tórax de la persona que toma la medicación. A su vez este dispositivo transmite la información a un teléfono móvil a través de Bluetooth y desde ahí, mediante una app, se comunica a las personas autorizadas por el usuario: los médicos y hasta otras cuatro personas (familiares u otros). De esa forma se puede comprobar si la persona toma la pastilla, día y hora de la ingesta, y monitorizar así la adherencia al tratamiento.

El usuario tiene que aceptar voluntariamente este dispositivo, mediante la firma de un consentimiento.

Pero lo llamativo es que la primera pastilla donde se prueba es en un medicamento prescrito en personas con diagnóstico de esquizofrenia o de trastorno bipolar.

Se trata de Aripiprazol, que se comercializa como Alibify y otros nombres genéricos.

La compañía Otsuka Pharma habría conseguido la exclusividad para embeber el sensor fabricado por Proteus Digital Health y comercializaría el "nuevo" medicamento como Alibify MyCite. Previsiblemente a un precio más alto que Alibify y los genéricos de aripiprazol.

Partidarios de esta pastilla digital dicen que es para mejorar la "adherencia" al tratamiento. Argumentan que la persona tiene que dar su consentimiento por escrito, y que en cualquier momento puede bloquear el acceso de cualquiera de las personas autorizadas a monitorizarle.

Sin embargo, esta nueva forma de vigilancia a través de la ingesta de un sensor embebido en una pastilla suscita dudas éticas que habría que plantear. Especialmente en personas diagnosticadas de esquizofrenia.

Por un lado, la voluntariedad al aceptar, y capacidad de suspender el seguimiento por parte de la persona que toma el medicamento. ¿No puede ser una forma de ejercer coerción sobre la persona diagnosticada, en una situación de relativa vulnerabilidad?

Por otro lado, la pérdida de privacidad.

En tercer lugar, la inconveniencia de usar precisamente esta forma de fomentar la adherencia al tratamiento en personas que pueden tener percepciones alteradas, usando unas pastillas que emiten señales desde el propio cuerpo, y van a médicos y familiares, que monitorizan desde fuera el comportamiento del usuario. No me parece prudente.

Creo que el tema merece una reflexión y una valoración por personas afectadas, familiares y profesionales. 


martes, 7 de noviembre de 2017

Atención Primaria en España: logros y desafíos

Hace unos meses la Revista Clínca de Medicina Familiar me preguntó si podía escribir unas reflexiones sobre la evolución de la Atención Primaria en España y su posible desarrollo futuro. Me alegró la propuesta y traté de hilvanar mi experiencia personal desde la gestión con datos y lecturas sobre el tema. Agradezco a los editores por esta oportunidad.

Conviene decir que la Atención Primaria es fundamental hoy para el cuidado de la salud, y debe seguir siéndolo, por su posición privilegiada en el Sistema y su capacidad para afrontar los retos sanitarios del presente y del futuro en España y en Mundo.

Aquí está el link a la Revista: